viernes, 18 de mayo de 2012

AGUA DE COCO DURANTE EL EMBARAZO


Existen muchos mitos sobre el coco y el embarazo, que si es malo para el feto, que si aumenta el colesterol y, por ello, hace a las embarazadas más proclives a los infartos, incluso hay sitios web que afirman que el coco tiene propiedades abortivas. ¡Nada más lejos de la realidad! El coco, y en especial el agua de coco, está especialmente recomendado para las mujeres embarazas ya que tiene gran cantidad de nutrientes y, además, tiene un gran poder desintoxicante que ayuda a los riñones a que eliminen lo que no necesitamos.
Son muchísimas las embarazas, sobre todo de poco tiempo, que lo pasan mal a la hora de comer. Por ello se producen indigestiones, pequeños procesos de desórdenes alimenticios, vómitos y náuseas. El agua de coco contiene azúcar, vitamina C y B y un montón de minerales que ayudan a la digestión, ya que su composición es fácilmente digerible. Es decir, el cuerpo se alimenta de agua de coco cuando quizá no es capaz de "retener" otras comidas.
Además, el agua de coco es baja en carbohidratos, baja en grasa y baja en azúcar, por lo que es ideal no sólo para embarazadas si no para cualquiera que tenga una anemia. Nos aydua a controlar la circulación, a mejorar la digestión, a mantener estable la presión sanguínea... En resumen, las embarazadas no sólo pueden tomar agua de coco si no que puede ser una buena ayuda para esos días en los que no apetece comer nada.

Personalmente, por consejo de una nutricionista, consumí agua de coco durante los últimos tres meses de embarazo (1 coco diario), y mi bebé nació con una piel espectacular, para muestra vean sus fotos:
Maternidad Leopoldo Aguerrevere, Agosto 1991

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada